Aprender idiomas. ¿Por qué es tan importante?

¿Aún te preguntas por qué hay que aprender idiomas? Tranquilo/a; por pinchar aquí no aparecerás en ningún registro de sospechosos.

Te lo han dicho mil veces: aprender idiomas es lo más. Si tienes una empresa, te habrán dicho bastante más que eso: que es fundamental. ¿Por qué? Aquí tienes unas cuantas razones. Y sí, como no somos unos yonquis del dinero, te dejamos usarlas sin pagar copyright:

  • Porque es estimulante y motivador. Atreverse con un nuevo idioma es comprender, ya desde el primer minuto, que no hay nada imposible y que si queremos, podemos.
  • Porque no estamos solos en el mundo. A un solo click de distancia hay millones de artículos, de conocimientos, de formas de pensar y de ver las cosas. De todo esto, apenas un 5 % está en castellano.
  • Porque el castellano no es el idioma de los negocios. A pesar de tener más hablantes nativos que el inglés, éste sigue siendo el idioma más estudiado en el mundo y el más utilizado en el comercio internacional e internet.
  • Porque la necesidad de traducción nos hace perdernos ese montón de matices que separan lo profesional de lo personal y en los que, tantas veces, se halla la clave con la que cerrar una operación comercial.
  • Porque mi interlocutor siempre valorará mi esfuerzo por hablar el mismo idioma que él. Nos hará más atractivos, a mí y a mi marca.
  • Porque está demostrado que aprender idiomas mejora nuestra capacidad cognitiva. Aumenta la densidad de nuestra materia gris, nos hace más ágiles en la resolución de problemas. Retrasa la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y potencia la capacidad de concentración.
  • Porque comprender mejor al otro es comprenderme mejor a mí. Ponerme en otro lugar me hace tener perspectiva para apreciar mis fortalezas y debilidades, saber en qué tengo que mejorar.
  • Porque en la mayoría de ofertas de trabajo se me exige saber un segundo idioma.
  • Porque aprender un segundo idioma hace que sea más fácil aprender un tercero.
  • Porque, sencillamente, me sale más barato que un traductor. De hecho, si tengo una empresa y uso mis créditos bonificables, puedo incluso hacerlo a coste cero.
  • Porque con internet es más fácil practicar que nunca. Puedo hablar con nativos de todas partes del mundo, acceder a películas, series, música…
  • Porque el analfabeto del futuro será quien no sepa manejar un ordenador o dominar otro idioma que el suyo.
  • Porque, por mucho que te estrujes las meninges, no encontrarás ninguna razón por la que no hacerlo.

 

Aprender idiomas con Google

 

 

Photo credit: SQUAIO from morguefile.com

 

¿Sabías que puedes bonificar los cursos de idiomas que hagas en tu empresa? En Camonclass gestionamos gratis tu formación para que te salga al menor coste. ¡Contacta con nosotros y te informaremos sin compromisos!

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Mensaje

Comparte!

Deja un comentario