Aprender inglés sin libros de texto.

Quieres aprender inglés pero esos cuadernillos te retrotraen a tiempos granulientos. Este es tu artículo.

El Camonclass llevamos más de 10 años enseñando inglés (entre otras muchas materias) a profesionales de todo tipo, y si algo hemos visto de manera bastante generalizada entre ellos es un evidente desapego hacia los libros de texto, por decirlo de una manera suave. Vamos, que muchos de ellos preferirían leerse una guía telefónica al New Headway Intermediate.

 

No os vamos a engañar: si vuestro nivel es bajo os toca hincar los codos. Pretender realizar clases de “solo conversación” cuando se desconocen los rudimentos básicos del inglés es algo que carece de sentido, a no ser que vayas a hablar inglés con Toro Sentado. El método comunicativo desde cero está muy bien con niños pequeños, que tienen una mente mas maleable y, además, todo el tiempo del mundo. Pero para testas menos flexibles y con poco tiempo que perder, lo más efectivo es aprender gramática y vocabulario como se ha hecho toda la vida.

 

Eso sí, se puede dar un salto de nivel, y esto desde casi el minuto uno, si además realizamos alguna de estas actividades como complemento a nuestro aprendizaje gramatical.

 

YouTube es tu mejor amigo.

 

Ayer fui al kiosko y me sorprendió bastante que la revista Speak  Up todavía regale un DVD con una peli para practicar inglés. No porque lo vea una mala idea (la película viene acompañada de un libro con vocabulario, aspectos de use of English y otra valiosa información y es, en definitiva, muy recomendable) sino por la enorme oferta audiovisual en inglés que hoy tenemos en internet. Simplemente entrando en YouTube tenemos acceso a millones de vídeos en el formato que queramos (sin subtítulos, con subtítulos en inglés o en español) y del tema que más nos interese. Otra opción todavía más simple es optar por la versión original en la televisión de casa: tan sólo trastea en la función Idiomas de tu mando a distancia y entrarás en un mundo nuevo.

 

No seremos  precisamente los primeros en alabar las bondades de la versión original: oír las verdaderas voces de los actores y actrices con todos sus matices ya es una buena razón para ver la tele en V.O., pero si además estás aprendiendo inglés -y encima quieres hacerlo sin libros de texto- más que  una opción es una obligación.

 

Los libros, esos desconocidos.

Al paso que vamos, con todo el mundo pegado a la pantalla de un móvil, el pretendidamente humorístico titular de esta sección se acabará convirtiendo en una dolorosa realidad. ¿Será el libro electrónico el salvador en esta historia? Posiblemente sí, solo el tiempo lo dirá. Lo que sí que podemos decir a fecha de hoy es que es un aliado fantástico a la hora de aprender inglés sin libros de texto. Porque supongo que conocerás que la mayoría de los dispositivos cuentan con diccionario, y que con tocar con el dedo una palabra que desconozcas automáticamente te dice su significado. ¡Atrás quedaron los tiempo de leer libros de inglés con un pesado Diccionario Collins al lado!

 

La música es tu aliada.

De esto ya hablé en otro artículo anterior: ¿habéis probado el botón Letras de Spotify? Cualquier rato libre en el metro escuchando tu música favorita y leyendo letras no solo te permitirá subir tu nivel de inglés, sino profundizar en el arte de tus músicos favoritos. Muchos se te caerán del pedestal (sí, la rima “together” con “forever” es al inglés lo que “cintura” con “locura” al español), pero otros muchos te conquistarán definitivamente. ¿Cuánto de Lou Reed, Neil Young o Nick Drake nos perdemos si no prestamos atención a la letra? Yo diría que más del 50% de su talento, sin ninguna duda.

 

Photo credit: KellyP42 from morguefile.com
Photo credit: KellyP42 from morguefile.com

Sal de tu zona de confort.

Películas, series, libros, canciones, todas estas expresiones artísticas pueden ser tus aliadas a la hora de aprender inglés sin libros de texto. Eso sí, una vez alcanzado cierto nivel ¡no te eches a dormir! ¡Busca nuevos retos! Si te has visto todas las temporadas de Friends y ya controlas a la perfección el acento estándar americano y todos los giros que aparecen en la serie, ¿por qué no pruebas con Sherlock o The Young Ones? Esta última en concreto puede resultar un verdadero desafío, te lo aseguro.

 

Y no solo se trata de acentos: ver películas o leer libros sobre cosas que nos son cercanas y conocidas lo hace todo más sencillo. Dejar de leer a Bridget Jones por novelas históricas o de ciencia ficción puede abrir nuestro vocabulario a nuevas e interesantes áreas, y lo mismo pasa con películas o series: cuánto más eclécticas sean nuestras elecciones, mayor será la exigencia y más grande el salto de nivel en nuestro inglés.

 

La inmersión total, el gran salto.

Por supuesto, practicar conversación es la manera más popular y efectiva de subir tu nivel de inglés. Una vez te sientas mínimamente seguro con tu inglés debes esforzarte en practicar tus habilidades de listening y speaking, es fundamental.

 

Todos sabemos que la manera en que el inglés se ha enseñado, y se sigue enseñando en España (¡practica conversación en una clase con 40 alumnos, valiente!) da como consecuencia un déficit comunicativo casi sin parangón en los países de nuestro entorno. Todo el mundo estudia el verbo To Have y los pronombres personales, pero ¡ay si les preguntas “How are you doing?”!, verás cómo aparece la palidez en el rostro de tu interlocutor, junto con una evidente laxitud de piernas y hasta sudores fríos. Por desgracia, no podemos esperar cambios en este aspecto por parte de la administración, así que nos tocará buscarnos la vida por nuestra cuenta.

 

Siempre que sea posible deberíamos optar por un profesor de conversación, o al menos por un intercambio, que sale más barato. Los cafés con conversación en inglés también son una opción, aunque ahí ya entran en juego muchos factores: la ratio profesor/alumno (también esencial aquí), aspectos organizativos, el propio entorno del café (si es cómodo, no ruidoso, etc) y si el enfoque didáctico es adecuado (que se practiquen situaciones relevantes y no sea todo “conversación de ascensor”).

 

El salto definitivo, por supuesto, para aprender inglés sin libros de texto, es marcharse al extranjero una temporada. Esto ya es un tema largo que quizás abordemos en otro post.

 

¿Quieres saber más sobre nosotros? Entra en www.camonclass.com

¿Sabías que puedes bonificar toda la formación que hagas en tu negocio? En Camonclass tenemos 10 años de experiencia formando empresas y podemos ayudarte a que aproveches al máximo tu crédito. Contáctanos y te informaremos sin compromiso alguno.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Mensaje


Photo credit: GaborfromHungary from morguefile.com

Comparte!

Deja un comentario